Un día para recordar a Clara Campoamor

“He acusado las injusticias porque no quiero que mi silencio las absuelva”.

Clara Campoamor tuvo el coraje no sólo de enfrentarse a sus contrincantes políticos -lo que era relativamente fácil- sino a compañeros y compañeras que pensaban que su lucha por el voto para la mujer, era temprana, políticamente incorrecta que diríamos ahora; como si el derecho a pensar y opinar -aún a riesgo de equivocarse- fuera distinto por ser hombre o mujer.

Ella que tanto había trabajado para formarse y alcanzar sus sueños, vio como su lucha  por la igualdad de sus congéneres, la demonizó incluso entre sectores que se decían progresistas; la guerra que la condenó al exilio, la sumió en la oscuridad para muchos y muchas de sus compatriotas. Tras la llegada de la democracia, su obra y su figura se han comenzado a recuperar para las nuevas generaciones porque su ideario sigue vivo y actual.

Hoy, las cosas han cambiado algo, pero ¿por que no se celebra el día del Hombre? Porque ellos tienen un status claro y definido, y nosotras tenemos que seguir batallando cada día para conseguirlo; porque a ellos se les suponen sólo por el hecho de ser hombres, rasgos y cualidades que se nos niegan a nosotras. Todavía, y es sólo un ejemplo, la expresión “mujer pública” tiene connotaciones opuestas a “hombre público”; todavía se tiene por costumbre cuando se crítica a una mujer -política, laboral o personalmente- poner un “la” delante de su apellido, cosa que nunca sucede, aunque la crítica sea feroz, en el caso de los hombres; todavía se nos juzga por la ropa que llevamos y no por nuestras ideas y actitudes… Pueden parecer anécdotas, pero si precisamente a estos niveles se producen desigualdades, ¿qué decir de las que están presentes en nuestro día a día?. Como tantas veces, el hecho y el derecho no van acompasados.

En este Día, las mujeres debemos reivindicar nuestro papel como seres humanos; las mujeres debemos exigir que capacidades, aciertos y errores se nos contabilicen en el mismo plano que a los hombres; debemos reclamar nuestro derecho a ocupar los libros de texto, rompiendo el anonimato al que nos condenó la historia patriarcal; debemos ayudar a salir de la oscuridad de la desigualdad (económica, cultural, social) a aquellas menos afortunadas que nosotras; debemos ocupar a plena luz, nuestro lugar como ciudadanas. Yo, como Clara Campoamor, confío en que nuestro ideal, se llene de nuevas semillas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *