El derrabe

Monumento al minero (foto de la autora)

Este relato ha obtenido una mención especial en el XIV Concurso de Microrrelatos Mineros, Manuel Nevado Madrid); Ed. Fundación Juan Muñiz Zapico, Asturias, 2018

 

Deja de moverte: ya sé que estás incómodo, colgando por los pies del travesaño de la galería, pero hay muchos metros por debajo de ti; el carbón del derrabe que te arrastró te ha desorientado y el pequeño salto que te imaginas si te sueltas, es una caída hacia la muerte.

Deja de moverte: el guaje que te llama, está enterrado hasta la cintura y asustado porque vomitó el bocadillo teñido por el vino de la bota y cree que está reventado por dentro, pero no corre peligro y respira. Deja de moverte: la Brigada ya está trabajando y pronto llegará a vosotros.

Deja de moverte: afuera espera tu padre que engañó a tu mujer cuando fue a buscar ropa a casa porque te habías mancado un poco y tenías que mudarte; afuera está ella, que con un presentimiento ha subido vía arriba entre miradas y murmullos de la gente.

Deja de moverte: saldrás hinchado por las horas colgando boca abajo, saldrás con varias costillas rotas, saldrás con  puntitos de carbón, incrustados bajo la piel de tu rostro que te acompañarán siempre; te esperan tres meses de hospital pero estarás vivo. Deja de moverte: si me haces caso, saldrás de esta. Deja de moverte: volverás a ver a tu mujer y la niñita nacida hace dos años te acompañará en largos paseos en bicicleta y te dará nietos que correrán cogidos de tu mano; el guaje, será el padrino de tu segunda hija y la verás convertirse en profesora; tendrás otra hija casi sin esperarla, en la madurez, y otra nieta, que te traerán días de risa y de luz.

Deja de moverte: tu foco y el del guaje –hace rato que no te llama y quieres pensar que se durmió agotado- se han apagado y sólo hay oscuridad, pero tendrás domingos llenos de placidez en torno de la mesa con los tuyos y contarás a tus yernos esta historia y me llamarás por muchos nombres; seré la Providencia, la Suerte, Santa Bárbara…No importa, te tengo bien sujeto y no voy a dejarte caer. Deja de moverte: la muerte no te ha puesto aún en su lista; ¿oyes los golpes?, ¿ves las luces que se acercan?… Dentro de muchos años, en el hospital, entre la niebla de la enfermedad y la morfina, revivirás esas horas y pensarás estar enterrado en vida otra vez; pero uno de los tuyos, que te vela, cogerá tu mano y su voz, será el eco de las voces que escuchas ahora –respondiendo a la tuya- y que te llena el corazón de una inmensa alegría: ¡tranquilu compañeru, ya llegamos, ya tamos aquí, nun te preocupes que vamos sacabos …!

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *